· 

CÓMO DETECTAR UNA FUGA DE AGUA

CÓMO DETECTAR UNA FUGA DE AGUA

 

Tipos de sonidos originados por una fuga Comúnmente se han identificado tres tipos de sonidos producidos por

 

fugas de agua en tuberías que se encuentran bajo tierra.

 

1. Resonancia y vibración producida por la salida del agua a través del

 

orificio.

 

2.

 

Impacto del agua en el suelo que rodea la tubería.

 

3. Circulación y flujo de agua en la cavidad del suelo.

 

La resonancia o vibración de la tubería es frecuentemente el ruido más

 

intenso; suena algo así como un “whoosh” o un “hiss”. El ruido provocado por

 

el impacto del agua en el suelo o por la circulación del agua en el mismo es

 

más débil y solo puede ser oído cuando el oyente está muy cerca de la fuga o

 

directamente sobre ella. El agua impactando directamente sobre el suelo

 

suena a modo de golpe o tintineo mientras que el flujo del agua por el suelo

 

produce un sonido similar al de un curso de agua, por ejemplo, un arroyo o una

 

corriente de montaña.

 

Foto 1. Pequeña fuga en tubería de hierro fundido

 

Factores que afectan a la detección de una fuga

 

Hay varios factores que afectan a la intensidad y rango de frecuencias de

 

los sonidos originados a causa de las fugas que se producen en las tuberías de

 

agua y que se transmiten a la superficie del suelo que rodea a las tuberías.

 

Estos factores son:

 

1. Presión del agua en la tubería.

 

2. Material constituyente de la tubería y diámetro de la misma.

 

3. Tipo de suelo y grado de compactación.

 

4. Profundidad de la capa de suelo sobre la tubería.

 

5. Cubierta superficial: hierba, suelo poco compactado, asfalto, etc.

 

La frecuencia o la intensidad del sonido es directamente proporcional a la

 

presión del agua en el interior de la tubería (hasta cierto límite).

 

Fig.1: Relación entre la intensidad del sonido y la presión del agua

 

Conocer de que material está hecha la tubería es importante ya que las

 

tuberías constituidas por materiales metálicos, tales como hierro, cobre o

 

acero, transmiten sonidos de frecuencia más alta que las tuberías constituidas

 

por materiales como el PVC o el asbesto - cemento.

 

Las tuberías de diámetro grande , independientemente de que sean de

 

PVC, cemento o hierro, transmiten menos los sonidos originados por las fugas

 

y producen sonidos de una frecuencia menor que las tuberías de diámetro

 

pequeño.

 

Tanto los suelos arenosos o muy flojos (particularmente los suelos que se

 

encuentran situados sobre una línea de tubería recién instalada) como los

 

suelos saturados de agua no transmiten bien los sonidos. Difícilmente, un suelo

 

compactado transmitirá bien los sonidos. El suelo absorbe rápidamente los

 

sonidos producidos por una fuga de agua y es muy difícil detectar las fugas que

 

se producen a una profundidad superior a 7-8 pies. Las fugas que se producen

 

en líneas de agua que se encuentran a una profundidad de 3-4 pies son mucho

 

más fáciles de detectar que las que se producen en líneas más profundas. A 7

 

u 8 pies de profundidad solamente se podrían escuchar fugas que se

 

produjesen en tuberías en las que la presión del agua fuese elevada de forma

 

que produjese un sonido lo suficientemente grande como para ser detectado

 

en superficie.

 

Finalmente la cubierta del suelo (asfalto, hierba, suelo poco compactado..)

 

también introduce una importante diferencia. Las superficies duras resuenan

 

con la fuga de agua y el sonido puede ser detectado hasta una distancia de 5 a

 

10 pies o incluso más a ambos lados de la tubería. Sin embargo, las superficies

 

de hierba o de suelo flojo no ofrecen tal resonancia por lo que la transmisión

 

del sonido es menor.

 

Transmisión del sonido a través de las paredes de la tubería

 

Las tuberías de metal, particularmente tuberías de hierro de entre 6 y 12

 

pulgadas, servicios de cobre y las tuberías de acero, transmiten los sonidos de

 

las fugas de agua en todas las direcciones hasta cientos de pies de distancia.

 

Las tuberías de asbesto-cemento y las de PVC, sin embargo, no transmiten los

 

sonidos tan lejos. En estos materiales los sonidos de las fugas se pueden

 

transmitir hasta distancias de entre 100 y 400 pies.

 

La distancia a la que se pueden detectar los sonidos de las fugas son

 

función tanto del material constituyente de la tubería como del diámetro de la

 

misma.

 

MATERIAL Y DIÁMETRO DE LA TUBERÍA

 

DISTANCIA MÁXIMA DE TRANSMISIÓN

 

Tubería de hierro fundido de 6 pulgadas

 

600-1000 pies

 

Tubería de hierro fundido de 12 pulgadas

 

400-800 pies

 

Tubería de hierro fundido de 24 pulgadas

 

200-400 pies

 

Tubería de asbesto-cemento de 6 pulgadas

 

400-800 pies

 

Tubería de asbesto-cemento de 12 pulgadas

 

300-500 pies

 

Tubería de asbesto-cemento de 24 pulgadas

 

100-300 pies

 

Tubería de PVC de 6 pulgadas

 

200-300 pies

 

Tubería de PVC de 12 pulgadas

 

100-200 pies

 

Tubería de PVC de 24 pulgadas

 

50-100 pies

 

Así pues, el conocimiento del diámetro de la tubería y de su material

 

constituyente es importante a la hora de estimar hasta qué distancia se

transmitirá el sonido de la fuga través de las paredes de la tubería.

 

Examen de las fugas de agua

 

Si no existen pruebas evidentes de la existencia de una fuga de agua

 

tales como agua emergiendo o fuertes sonidos provocados por las fugas y sin

 

embargo, el área en cuestión está experimentando importantes pérdidas de

 

agua se hace necesario realizar un examen de fugas. Inicialmente el examen

 

consiste en colocar el sensor en las bocas de riego y en las principales

 

válvulas.

 

Foto 2. Examen de fugas en una boca de riego

 

Si durante esta fase inicial son oídos sonidos de una posible fuga de agua

 

en la boca de riego o en alguna de la principales válvulas entonces el operario

 

deberá chequear cada válvula lateral inmediata, válvula de la boca de riego y

 

la línea de servicio residencial o comercial.

 

Localización del escape de agua

 

Se trata de localizar en superficie aquel punto situado exactamente sobre

 

la fuga de agua. Este punto se corresponde con la mayor intensidad de los

 

sonidos provocados por el escape de agua.

 

Fig. 2: Localización del escape de agua

 

Para localizar este punto, el oyente debe localizar por dónde va la línea de

 

agua y marcar ésta cuidadosamente sobre la calle. Generalmente la línea entre

 

la válvula o la boca de riego y el sonido más intenso y entre la boca de riego o

 

la válvula y el segundo sonido mas ruidoso es la sección de la línea que

 

necesita ser marcada. Esta sección debe ser marcada con el objetivo de que el

 

oyente escuche sobre la misma línea de agua.

 

El oyente debe mover el micrófono por el suelo 3 o 4 pies cada vez en la

 

dirección de la línea de agua, escuchando y aproximándose cada vez más a la

 

fuga. Mientras el oyente se está moviendo no debe ajustar el control de

 

volumen ya que éste debe ser mantenido constante para hacer comparaciones

 

exactas. Cuando el oyente está muy cerca del escape puede ser difícil

 

determinar, en base a la audición del usuario, si la fuga está en un punto o si

 

está a 3 o 4 pies de dicho punto. Cuando esto ocurre, el oyente debe estudiar

 

la demostración visible del detector para ver si la señal es ligeramente más

 

fuerte en una u otra localización.

 

Foto 3: Localización de una fuga sobre la línea de una boca de riego